Cómo funcionan las pasturas de implantación rápida

Semillas megatérmicas con nueva tecnología permiten empezar a pastorear en menos de 100 días, brindando una solución para suelos encharcables y salinos. Se lanzaron en la última campaña y ya hay más de 260 mil hectáreas sembradas.

“Las crecientes dificultades de los ambientes en los que se lleva adelante la ganadería, exigen desarrollar nuevas tecnologías para la producción forrajera”, dijo el Ing. Agr. Osvaldo Panero, de Oscar Peman Semillas, en las Jornadas Ganaderas de Pergamino, con relación al reciente lanzamiento de semillas megatérmicas, adaptadas a suelos encharcables y salinos, y tratadas para que la pastura se implante en tiempo récord.

¿Por qué se necesita una implantación rápida? “Hoy, hace falta producir en escenarios desafiantes. Por ejemplo, en el sureste de Córdoba, centro de Santa Fe y norte de Buenos Aires hay inundaciones recurrentes, desde hace tres o cuatro años. En estos casos, la ventana de siembra es muy cortita. Por ahí, se sale de un período de anegamiento y hay apenas de 30 a 40 días para lograr plantas adultas capaces de tolerar un nuevo episodio. Si llegáramos con plántulas, quedarían sumergidas bajo el agua”, explicó.

Por ello, prosiguió, “se busca que el período de nacimiento, emergencia y desarrollo inicial sea lo más rápido posible. La nueva tecnología rompe la dormición de las semillas, que es una estrategia natural de las megatérmicas, permitiendo que nazcan y crezcan en poco tiempo”, aseguró Panero, detallando que para llevar adelante el desarrollo, el semillero realizó un acuerdo con Syngenta. “Nosotros aportamos esos tratamientos de ruptura de dormición y ellos la protección del cultivo, de modo que cada planta que nazca tenga garantizada una mejor sobrevida”, sostuvo.

En la práctica

El 31 de diciembre pasado, Mauricio Pretto, productor de Cañada Rosquín, centro oeste de Santa Fe, encontró su campo completamente anegado. Durante el mes de enero no llovió, el suelo se oreó, pero no había piso como para entrar con un tractor ni con ningún tipo de implemento.

“Ahora, no hay agua, entonces siembro, pensó Pretto. Agudizó el ingenio y desarrolló una máquina que puso sobre la caja de su camioneta para distribuir la semilla al voleo, sobre el suelo saturado de humedad. Así, se le abrió una oportunidad para probar la nueva Grama Rhodes RECLAIMER®, Ferticout Max Plenus forrajeras”, contó Panero.

A los 45 días, la pastura emergió y a los 90-100 días estaba lista para su aprovechamiento. “Fue justo, porque luego empezó a llover y el campo se volvió a encharcar”, recordó.

Hasta ahora el período normal para la implantación de estas pasturas era de seis meses. “Muchos productores estaban acostumbrados a esperar un año, tras una inundación. Hoy, en tres meses, está lista para producir carne”, indicó. Más allá de esta ventaja, “es importante realizar un buen manejo posterior que garantice la persistencia, como por ejemplo dejar semillar, para que dure de cinco a seis años”, aconsejó el profesional.

La tecnología Ferticout Max Plenus Forrajeras también se aplica a Gatton panic, Buffel grass, Brachiarias y otras megatérmicas. “Se lanzó en agosto de 2016 y hoy ya hay sembradas más de 260 mil hectáreas en todo el país”, finalizó Panero.

Publicado por Marcos Lopez Arriazu en Jul 20, 2017 en Protagonistas